15.6.07

@! Reloaded


¿Y qué dijeron? ¿Creían que se habían librado de mí y mis post más ñoños? ¡Pues nada, que no se les cumplió el deseo! Traigo ya entre manos dos post con todas las crónicas desde mi desaparición prematura que ya con un tiempín subiré por acá. Entre tanto, les hago patente que, ya metiéndome la camiseta más cursi y empalagosa: Estoy muy feliz con este pequeño bambino...

Y siguiendo con la publicidad: Ya merito es mi cumple así que espero me tengan al menos en mente ese día.

16.4.07

Soltando el bofe...

Estoy en el epicentro mismo. Mientras casi toda Europa sigue con sus lluvias y climas caprichosos, aquí pareciera como si el sol y yo hubiésemos hecho un pacto de sangre. Stuttgart es hoy un caldero hirviendo... o al menos así lo siento. En otro tiempo, estos rayos solares arrebatadoramente decididos me hubieran puesto muy feliz, pero ahora sucede que con mi mega pancita, estoy prácticamente soltando el bofe.

Me explico: Por cuestiones que son resolutamente genéticas, las mujeres de la casa Romero (nótese el aire de snobismo sangriazul jajajaja) siempre han sido una especie de recipiente "undercover" para el agua, especialmente cuando han estado embarazadas. A mí siempre me ha gustado cuidarme mis piecitos, y si digo piecitos, digo bien porque para mi estatura, este par de andadores me ha resultado una obra acérrima de balance, igual que mis mini-manos.

Como decía, tengo muy consentidos a este par de caminantes porque me gusta lavarles cuidadosamente, encremarles, ponerles una que otra vez color, otras dejarlos con el famoso nude. En fin, me gusta tratarles de lo mejor. Me sublima el hecho de sentirles suaves y sí, hasta devaneantes, pero hoy por hoy, sucede que a los nenes no les gusta el calor, y se rebelan poniéndose gorditos y recordándome que ellos pobres, tienen que lidiar indefensos con todo lo que se me antoja hacer... incluído el pequeño argonauta.

A mí esa súbita rebelión me tiene un tanto acongojada, porque sin previo aviso, han decidido como buenos gemelos, hacerme sentir su descontento y obligarme a -de nueva cuenta- modificar mi forma de caminar: Ahora parezco un astronauta en el espacio. Roger? Ppfzzzt.

10.4.07

Días de Pascua


Pues estos días -que aquí son de pascua- pasaron relativamente rápido. Esto del conejo que da huevitos de colores y dulces es un rollo muy característico acá en Alemania, usualmente pensado para los chavitos... una costumbre diría un conocido mío.

Ahora, esperando a esta personita que se apresta a llegar de un momento a otro, todos estos rituales de fantasía se han puesto en discusión, particularmente por las generaciones más avanzadas por llamarle de algún modo... nada alterado, pero han salido a tema, particularmente porque creo que mi blanquísimo bebé tendrá una mezcla por demás exótica de caracteres y rituales que influirán iracundamente en su formación...
>En Ostern, las casas exhalan huevitos de todos colores y materiales. Los konditores, caseros y profesionales ofrecen sus mejores creaciones y claro, los kiddies salen con las manos llenas de conejitos de chocolate, de caramelo, jugetitos bobos y quizá hasta un par de caries más jajajaja. Lo relativo a Pascua en sí y ahora, no tiene nada que ver con su orígen primigenio, algo así como el fenómeno de marketing que ofrece la Navidad en cualquier rincón del mundo pseudocristiano.

Taaaan elaborada como suelo ser, me puse a pensar en una imágen futura, digámos que me visualizé pintando huevadas, ejem, quise decir huevitos, y llenando mi casa de conejos que supuestamente entregan los mismos. ¿Conclusión? : Pues nada, me dió mucha risa y dejé de pensar huevadas. Ya me las ingeniaré para hacer una cool fusion...